¿Gemelos o mellizos?

Cuando se recibe la noticia en un embarazo que vienen dos hijos, la mayoría de padres se cuestiona si serán gemelos, mellizos, idénticos, etc. Pero ¿qué diferencia hay entre un embarazo gemelar y uno de mellizos? La respuesta principal se encuentra en el momento de la fecundación.

Mellizos
Hablamos de mellizos, bicigóticos o bivitelinos, cuando se produce la fecundación de dos óvulos con dos espermatozoides, lo que resulta en la formación de dos embriones diferentes. En este caso, cada feto tiene su bolsa amniótica y su placenta propia. Los mellizos pueden ser de diferente o mismo sexo, ya que su parecido es el mismo que dos hermanos de diferentes partos.

Gemelos
Cuando nos referimos a gemelos, monocigóticos o univitelinos, hablamos de la fecundación de un óvulo con un espermatozoide y una posterior división en un estadio temprano de su desarrollo. Por lo tanto, se generan dos individuos independientes que compartirán información genética y serán del mismo sexo. En el caso de los hermanos monocigóticos, dependiendo del momento de división del embrión, compartirán o no placenta.

Si la división ocurre entre el 1º y el 4º día posterior a la fecundación, los dos fetos tendrán bolsa (saco amniótico) y placenta (corion) independientes.

En cambio, si la división sucede entre el 4º al 8º día, los dos fetos tendrán bolsa independiente, pero compartirán la misma placenta.

Si la división del embrión ocurre a partir del 12º día postfecundación, se produce una bipartición incompleta, donde se generan dos fetos que compartirán, dada su condición de siameses, desde órganos a proporciones del cuerpo.

Los gemelos monocigóticos comparten el mismo ADN, pero el efecto ambiental que se produce sobre cómo se expresan los genes y, por lo tanto, sobre el desarrollo de los individuos, es lo que hace que existan diferencias físicas entre ambos. En el estadio fetal, existen ya diferencias ambientales entre ambos: la recepción de nutrientes, por ejemplo, no es idéntica. A partir del momento de la bipartición se pueden producir mutaciones en el ADN de cada feto, las cuales afectarán de manera independiente. Con posterioridad al nacimiento, cada individuo se somete a unas condiciones ambientales, lo que hace que se vaya diferenciando cada vez más.

Diversos factores ambientales y hereditarios, aumentan la probabilidad de embarazos gemelares o de mellizos. Además, el empleo de las técnicas de reproducción asistida ha causado un incremento en esta incidencia, debido a las transferencias de más de un embrión.

ABIGAIL AGUILAR-mama-natura

 

ABIGAIL AGUILAR
Embrióloga, especialista en Reproducción humana asistida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s