Nuevo año, nuevos propósitos

Año nuevo y con cada cambio de año empiezan los buenos propósitos, ¿os acordáis que el año pasado hicimos un ejercicio para que los más peques de la casa pudieran cumplir con sus propósitos?

Ahora toca valorarlos, ¿hemos podido alcanzarlos? ¿alguno nos ha costado más que otro?

Este año repetiremos, es el momento de hacer una nueva lista, y acordaros; los propósitos que se pongan a los niños deben de ser realistas y asequibles. Adecuarlos a las edades y pactarlos con ellos. Les ayudarán a crecer y a estar motivados.

¿Cómo podemos trabajar un propósito no alcanzado?
Lo primero es saber por qué no lo hemos logrado

  • ¿no era realista-alcanzable?
  • ¿era muy genérico?
  • ¿era muy difícil de conseguir?
  • No era realista/alcanzable

Cada niño es único y no todos tienen el mismo desarrollo evolutivo, es importante conocer las capacidades y dificultades que pueden tener nuestros hijos y ayudarlos a superarlas, es un buen momento para sentarse con ello y hablar sobre ese propósito no conseguido, animarlo a que lo vuelva a poner en la lista si realmente lo queremos conseguir y fijarnos un plan para conseguirlo.

En este punto es muy importante inculcarles el valor del esfuerzo y enseñarle al niño que tardar más en conseguir algo no es un fracaso, todo tiene un aprendizaje.

Propósito muy genérico
Deberemos ayudar al niño a concretar más el propósito, igual que cuando un padre pone un castigo no es conveniente que diga “estás castigado con todo”, en cambio es mejor cambiarla por “durante 3 días no tendrás la consola”, con los propósitos pasa lo mismo, cambiar aprobar el curso, por aprobar la asignatura de lengua, la asignatura de matemáticas…

Propósito difícil de conseguir
En ocasiones nos ponemos propósitos muy grandes, y lo mismo pasa con los niños, lo ideal es poderles ayudar a desglosar ese propósito en diferentes pasos, para alcanzar una meta tenemos que dar muchos pasos.

También podemos utilizar este punto para trabajar con los niños la tolerancia a la frustración

Y recordar; ¿Y si hacemos una lista de propósitos familiar?
Todos los miembros deben participar y ponerse de acuerdo

  • Pasar más tiempo toda la familia junta haciendo actividades agradables
  • No gritar
  • Aumentar los buenos momentos, momentos de risa, abrazos y besos
  • Hacer deporte juntos; paseos en bicicleta…
  • Escoger entre todos las vacaciones de verano
  • Escucharse unos a los otros
  • Fomentar los buenos hábitos de alimentación
  • Ser feliz y disfrutar de lo que nos rodea

¡Feliz año 2017!

Laura Aut Psicologa-soy-mama-natura

LAURA AUT
Licenciada en psicología por la URV
Máster en Psicología Infantil y Juvenil en AEPCCC
www.psicologialaut.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s