Ejercicio en el agua para embarazadas

Si estás embarazada e un buen momento para continuar con tu actividad física o, si no, para animarte a empezar una nueva.

Es bien conocido que el ejercicio regular durante el embarazo no solo beneficia a la madre, al feto, a su vida futura y ayuda en la recuperación postparto. De hecho, tiene mucho más riesgo el reposo que estar activa. Para que tengas en cuanta te diré solo algunos de los numerosos beneficios que aporta la actividad física.

Para ti, evita dolor lumbar, reduce el riesgo de padecer diabetes gestacional, regula la ganancia de peso, mejora la tolerancia a la ansiedad y depresión… y muchos más.

Para el bebé, antes de nacer el desarrollo psicomotor es superior, aumenta la maduración nerviosa, mejora la viabilidad de la placenta entre otros. Al nacer, los bebés tienen un peso normal, responden mejor a los estímulos ambientales, mejora el desarrollo neurológico, mayor inteligencia general, mejores capacidades en el desarrollo del lenguaje… y muchos más.

Hay muchas actividades que puedes hacer, pero hoy te voy a hablar del “ejercicio en el agua”. El agua, por su forma líquida y sus características propias, te aportará los beneficios generales y además otros muy específicos..

La disminución del peso del cuerpo facilita la movilidad, evitando así las sobrecargas en las articulaciones, te sientes más ligera, tu columna, rodillas, tobillos no sufrirán tanto. Los movimientos estarán más amortiguados por la resistencia y hará que sean más dulces y suaves, pero no por ello, el trabajo será menor.

Otro gran aporte del agua es que tus piernas se verán sometidas a una presión ascendente que ayudará al retorno venoso, y así evitarás varices, hinchazón de tobillos, sensación de pesadez en las piernas..

El agua, al rodear tu cuerpo, te brindará muchos estímulos y sensaciones que te ayudarán a ser más consciente de tus cambios corporales y te favorecerán a estructurar tu esquema corporal, que se ha transformado notablemente..

Además, el continuo contacto del agua con tu piel será como un “micromasaje” que no solo te hará sentir sensaciones agradables sino también tendrá ese efecto relajante y te ayudará en el descanso.

Con el agua tendrás esa sensación de “gustoso cansancio”. En definitiva, si quieres comenzar con una actividad acuática es un buen momento. El agua es un medio que te dará grandes posibilidades desde todos los puntos de vista.

Ahora bien.. no cualquier práctica, cualquier lugar o condición te reportará beneficio. Un centro con las instalaciones adecuadas en cuanto a higiene, temperatura del agua, con un programa específico y con personal profesional con programas que atiendan tus necesidades es lo aconsejable.

Recuerda, que nunca será tan intensa la actividad como para afectar a tu bebé. Pero ante cualquiera de estas señales debes parar de hacer ejercicio: mareos, palpitaciones, sensación de ahogo, sangrado vaginal, contracciones que no cesan en reposo, exceso de fatiga…

¡Anímate y disfruta de tu embarazo en actividad!

Logo-MAMIfit

 

Leticia Falzone
Directora MAMIfit Barcelona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s