¿Tu peque tiene problemas a la hora de dormir?

intranquilidad-sueño-kindival-mama-naturaDescubre qué medidas preventivas y de higiene del sueño puedes tomar.

Si tu peque tiene problemas a la hora de ir a la cama, conciliar o mantener el sueño, he aquí algunos consejos que pueden ayudaros a establecer un ambiente y rutina adecuados para niños entre 2 y 5 años antes de irse a dormir:

EL DORMITORIO
• El ambiente debe ser tranquilo y oscuro, con el mínimo ruido ambiental.
• La temperatura de la habitación debe ser confortable: un exceso de calor o de frío favorece el despertar nocturno.
• Hay que tener especial cuidado de no potenciar la angustia o los miedos, aludiendo a «cocos, fantasmas, hombres del saco…».
• Si se le permite que se duerma fuera de la cama (ej. en el sofá, o en la cama de los padres o hermanos), no le ayudará a aprender a dormirse solo.

EL HORARIO

  • La hora diaria de acostarse debe ser aproximadamente la misma todos los días, así como la hora diaria de levantarse.
  • No debe imponerse ninguna hora límite para que se duerma: será muy difícil cumplirla y aumentará su angustia y nerviosismo. Lo más importante es seguir siempre la misma rutina.
  • Durante el día, es recomendable que los niños duerman la siesta, como complemento al sueño nocturno, pero se debe evitar que sean muy prolongadas o tardías.

LAS HORAS PREVIAS

  • La actividad vigorosa o excitante se evitará 1-2 horas antes de acostarlo. Asimismo, se evitará jugar con ordenadores, tablets, móviles o cualquier otro videojuego.
  • Hay que evitar acostarlo con hambre. Por otra parte, el exceso de líquidos favorece los despertares y micciones nocturnas.
  • Se evitarán ciertos alimentos, como los refrescos de cola, el chocolate…
  • Se debe establecer una rutina previa a la hora de acostarse que debe finalizar en el dormitorio del niño. Completarla cada día, de la misma forma, ayuda a que se sienta seguro y pueda predecir y anticipar lo que se espera de él.

A LA HORA DE DORMIR

  • El niño debe aprender a dormirse solo, sin ayuda. Los padres deben salir de la habitación, aunque lloren. Si se levanta, deben acostarlo rápidamente, evitando hablar con él. Sobre todo, la actitud de los padres debe ser firme: hay que hacer siempre lo mismo y estar seguros de que eso es lo que hay que hacer.
  • El pecho, el biberón o el chupete parecen muy útiles para dormirse, pero acabará necesitándolos cada vez que tenga que dormirse, y en cuanto se despierte.
  • Establezcan unos límites claros (número de cuentos, canciones…), si el niño se queja o anda con rodeos a la hora de quedarse solo.
  • No se debe perder la calma cuando el niño no quiere dormirse o si se despierte a media noche. Si los padres se enfadan, sólo conseguirán que el niño se agite aún más.
  • Si todas estas medidas parecen no ser suficientes, consulta al médico o farmacéutico sobre qué otras medidas puede tomarse.

Por otra parte, cabe recordar que cada familia tiene su nivel de tolerancia y sus propias creencias y costumbres: no hay sistemas buenos ni malos, sólo diferentes. ¡Ánimo!kindival-dificultad-sueno-intranquilidad-mama-natura

Fuente:
Modif. de: Grupo Pediátrico de la Sociedad Española de Sueño (SES) y Grupo de Sueño de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP). Medidas preventivas de los problemas del sueño desde el nacimiento hasta la adolescencia. Acta Pediátrica Española. 2010; 68(4):167-173.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s