La dislexia es… La dislexia no es…

Child with learning difficulties

Parece que de unos pocos años hasta aquí la dislexia a florecido como si de la primavera se tratara, y es que hasta hace poco estaba escondida en el baúl y poco se hablaba de ella. Por suerte, ahora se detecta y se interviene con mayor antelación y precisión.

De todos modos, continuamos encontrándonos con bastante desconocimiento en la población, mezclados con otros trastornos y con dificultad de saber bien lo que es y lo que no es la dislexia, por eso me gustaría aclarar algunas cosas al respecto.

La dislexia ES…

  • Por definición y según la DISFAM, la dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.
  • La clave para el aprendizaje es la forma en la que se les presenta la información o se les evalúa para que puedan dar lo mejor de sí mismos.
  • Son muy importantes las adaptaciones que se puedan hacer en el colegio. Estas adaptaciones están relacionadas con la forma en la que acceden a la información, no con el contenido de esa información. Es decir, una adaptación para un niño con dislexia, podría ser realizar los exámenes de forma oral o en formato de tipo test. No sería una adaptación adecuada para un niño con dislexia, darle contenidos de cursos inferiores o reducírselos. Además, estas ayudas han de ser continuadas en el tiempo y no desaparecer cuando hay mejoras, puesto que las necesidades van a seguir estando. Por ello es tan importante que de curso a curso los profesores se transmitan la información y se explique lo que funciona y lo que no funciona con cada alumno. No olvidemos que cada uno es único.

La dislexia NO ES…

  • Un trastorno que desaparezca en la edad adulta. No es algo transitorio, no se cura ni desaparece. Lo que sucede es que a través de una intervención temprana y la adaptación de determinadas formas de enseñanza y aprendizaje favorecen que las personas con dislexia tengan mejoras en el desarrollo de la lectoescritura y aprendan herramientas para enfrentarse a ella. Cuando llega a la edad adulta ya sabe manejar los recursos necesarios para afrontar esas dificultades y conoce sus herramientas y estrategias.
  • No saber cuál es la derecha y cual es la izquierda. A quien puede tener dificultades en identificar bien la derecha y la izquierda o que nivel viso-espacial y psicomotriz tengan dificultades de orientación, pero no es que sea una característica definitoria de la dislexia, ni sirve para diagnosticar la misma.
  • Siempre confunden las letras y las escriben al revés. Hay que desmitificar esto, ya que no es una característica única de las personas con dislexia, puede estar relacionado con otras dificultades o formar parte del proceso de aprendizaje de la lectoescritura. Aunque sí que frecuentemente los niños con dislexia confunden números y letras, los invierten, los mezclan, no separan palabras… Ni todos los niños que invierten o confunden letras son disléxicos, ni todos los disléxicos invierten y confunden letras.
  • Los niños con dislexia son menos inteligentes que el resto. Falso, para poder diagnosticar a un niño con dislexia necesitamos previamente saber si hay una discapacidad intelectual. En el caso de ser así, se descarta la dislexia. Un niño con dislexia es tan inteligente o más que un niño sin este trastorno. Incluso los superdotados pueden tener dislexia.
  • Los niños con dislexia son vagos y por eso no les gusta leer. Los niños no son vagos por naturaleza, si no que son grandes descubridores con ganas de aprender cosas nuevas. Como es lógico, preferirán aprender aquellas cosas que ven que se les da bien, y no aquellas en las que ellos mismos ven que fracasan y que su esfuerzo no es recompensado. Para los más luchadores, el fracaso puede suponer un reto pero cuando se repite innumerables veces se termina por perder el interés. Esto es lo que les suele pasar a los niños con dislexia cuando se enfrentan a la lectura. No es vagancia, es fatiga.
  • No sabrán leer nunca. Sí que sabrán leer aunque no consigan hacerlo con la fluidez, calidad y velocidad que lo hacen otras personas, en parte por el esfuerzo que hacen.

 

paula-soy-mama-natura

PAULA SÁENZ PALACIOS
Licenciada en Psicopedagogía y Diplomada en Educación Social por la Universidad de Deusto. WEB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s